¿Qué significa ser "espiritual"?

Espiritualidad ― Es un término que hoy en día sirve como arquetipo representativo de aquella persona que vive una relación abierta y pública en cuanto a sus prácticas de fe. Si exploramos más a fondo, alguien "espiritual" también denota la característica de una persona que no se encuentra suscrita a una religión en particular y que sigue un camino más individual y autónomo con relación a su exploración y encuentro con aquello que considere divino o una verdad universal. POR ROGELIO BAILLERES GIL.



Muchos le llaman "newage" o nueva era, entre otros nombres de los cuales varían múltiples ramas de creencias ante lo que "espiritualidad" conlleva. Sin embargo, al prestar nítida atención a estas prácticas, nos damos cuenta de que en su estructura, también juegan un rol similar al de una religión común, es solo que sus enseñanzas tienden a ser más alternativas... pero en esencia, es una catafixia más dentro del esquema de creencias establecidas de manera institucional.


Al expresar esto, no hago crítica a la elección de fe de cada persona. Más bien invito a la observación que hay cosas que no distan mucho la una de la otra, sino que todo lo que ha cambiado es el nombre y algunas variantes dentro del formato de políticas y prácticas a seguir.


Honestamente, yo encuentro que la espiritualidad en realidad es algo muy simple y exquisitamente divino en su esencia. No es algo que se deba trabajar tras diversas y complejas reglas. No son retos que debamos vencer ni una serie de pasos preestablecidos a seguir.


Mi definición de espiritualidad es lo siguiente:


"La espiritualidad es honrar tu verdadera esencia desde el amor. "


¡Así de simple!


ESTÁ EN TI, NO EN ÉL AFUERA


La fuente energética responsable de crear universos y tu existencia fluye y reside en tu ser, por ende, es lógico que al honrar tu verdadera esencia estás honrado al núcleo divino que muchas personas pueden llamar Dios o cualquier otro nombre que le represente. ¡Está en ti, no en él afuera!


La belleza de esto es que para cada ser humano, su relación con su esencia es algo único, diferente y especial. Cada quién tiene la responsabilidad para consigo mismo de identificar que le compone y de que formas puede honrar a su ser de la forma más genuina, natural y orgánica posible.


La espiritualidad se puede detectar en aquello que hace crecer tu corazón, así como el amor, la pasión, inspiración, motivación, creatividad, unión, expansión y mucho más.


Este sentido debe ser una invitación a explorar nuestro adentro, mismo que es responsable por componer nuestro afuera, y es ahí donde mi sentido de espiritualidad y aquel establecido por otras entidades difiere, ya que yo busco concientizar a las personas que el poder está en ellas, ya que cada persona es una expresión del todo, mientras que otros patrones de creencias y pensamiento asumen que el poder lo van a encontrar en elementos o agentes externos.


AUTENTICIDAD ES LA CLAVE


Antes de comenzar mi trabajo abiertamente como psíquico intuitivo y empático, se me aconsejo muchas veces el manejar una imagen más "apropiada" basándonos en lo que ser un agente espiritual debía ser... vestir de forma más sencilla (estilo hippie, por así decirlo), hablar con una voz tenue y armoniosa, no explorar temas materiales o de dinero, así como desapegarme de lujos y otros placeres de la vida cotidiana.


Mi conclusión ante esos consejos es que eran el peor consejo que se me podía ofrecer. Nada podría estar más lejano de mi persona, y desde mi trinchera (o la de quién sea), la espiritualidad debe fluir desde las cosas que me inspiran, apasionan, emocionan e incrementan mi capacidad de amar y exudar felicidad de mi ser.


Vestir de cierta forma, portar una sotana, guardar silencio por un tiempo determinado o privarte de ciertos aspectos de la cotidianidad no te hacen una persona más cercana a lo divino... simplemente son versiones en las que cada individuo encuentra una coherencia y conexión (en el mejor de los casos como creencia selecta y no impuesta) a lo que considera una verdad universal.


Una prostituta puede ser más espiritual que un sacerdote. Un enfermero puede ser más espiritual que un maestro de yoga. Un millonario puede ser más espiritual que una persona de escasos recursos. ¡No nos vayamos por la tangente! Los constructos sociales al final del día son basados en prejuicios preestablecidos para clasificar arquetipos que definan una estructura cultural, que al final del día, para lo único que funciona es para establecer limitantes que enfocan a las personas a jugar un rol predeterminado en lugar de invitarles a explorar que les hace auténticas y que es lo que pueden aportar al mundo.


¿CÓMO SE VIVE DE UNA FORMA ESPIRITUAL?


El verdadero compromiso de una persona que se considera espiritual es con su corazón y el de quienes le rodean. Caminar descalzo o caminar con el mejor calzado no te van a acercar a lo que consideres divino... es la belleza de sus pensamientos, emociones y las acciones que emanen de ello.


Tú practica espiritual no necesariamente debe limitarse únicamente a un acto de fe o a prácticas milenarias... También la vives a través de tu trabajo, tus hobbies, al disfrutar de la vida, amando a las personas, ayudando a los de más, desempeñando tu creatividad, soñando o realizando actos que simplemente nutran y crezcan tu corazón ― independientemente de que sea. Todo es válido mientras sea coherente entre lo que piensas, sientes y haces.


La autenticidad es la mejor medición de tú espiritualidad.


No la busques, ya la tienes... no la tienes que encontrar, solo comienza a identificar y fluir desde ella.


¡Tú eres el poder!

Nada nos va a vencer.

Entradas Recientes

Ver todo