7 consejos para purificar tu campo energético

Todo está compuesto de energía, y la energía fluye, se expande y también se estanca en todo elemento. Los objetos que manipulamos en nuestra vida diaria están impregnados por energía, tanto nuestra como la del entorno o energía previa que otras en las que hayan transitado. En otros casos, la materia y su función pueden emitir vibraciones no favorables de acuerdo a su mal-estado. En este artículo comparto 7 objetos o situaciones donde propiciamos (a veces de forma involuntaria o inconsciente) las bajas frecuencias, y les aconsejo sobre que hacer para purificar y optimizar nuestro campo energético. POR ROGELIO BAILLERES GIL.

1. Objetos recibidos por personas no gratas


Cuando una persona con la que no congeniamos del todo bien nos entrega un objeto, este carga con parte de su energía, así como sus intenciones y percepciones hacia nosotros. Así, que por más bello o interesante que el objeto pueda ser, yo recomendaría deshacerse de él, ya que lo único que aporta son intenciones negativas que pueden perjudicar en cierto nivel nuestro entorno energético. El aceptar el objeto, también implica aceptar su energía y eso de forma automática permite que sus vibras negativas se involucren con nuestro DNA energético y lo contaminen.


2. Relojes parados (que ya no funcionan o sin pila)


Un reloj representa un indicador de movimiento, flujo y progreso. Cuando este no cumple con su función entonces representa limitación. El conservar un objeto así cuando su función ya no está siendo ejecutada de forma efectiva, proyecta una conformidad ante el estancamiento y eso emite una señal a la energía universal sobre como normalizamos y aceptamos el conservar y navegar la vida desde lo inservible, el desbalance y la resistencia al progreso.


Mi consejo es el deshacerse del reloj o mandarlo a reparar en caso de que sea posible. No lo obsequies a alguien más, ya que eso solo termina perjudicando a ambos partidos.


3. Espejos rotos (o sucios o manchados)


La vida es un espejo de nosotros mismos ― literalmente cada ser vivo en este planeta y realidad es una expresión del universo viviéndose a sí mismo/a con la intención de expandir su consciencia por medio del contraste en este entorno de materia y tiempo. Así que todo el tiempo, vivimos un completo reflejo de nuestro ser por medio de hechos manifestados (por nosotros/as mismos/as) bajo experiencias, personas y situaciones a cada momento.


Dicho eso, un objeto como un espejo simboliza esa íntima y poderosa relación entre la energía universal y nuestra existencia terrenal. Al tener en nuestra posesión un espejo roto o sucio, es una forma de aceptar y manifestar una interferencia en el flujo energético entre el universo y tu ser. Esto puede afectar de forma negativa nuestro sentido de alineamiento, capacidad para manifestar lo que deseamos o estancar energía de forma innecesaria. ¡Espejo roto a la basura! Espejo sucio... ¡a limpiarlo!


4. Calendarios viejos


La función de un calendario es la de informar sobre el tiempo presente y futuro en el que planeamos nuestras actividades de vida. El vivir en el presente es la mejor forma de crear un mejor futuro. Sin embargo, el vivir en el pasado es una forma de aplicar resistencia y limitar el flujo energético que nos permite manifestar aquello que deseamos experimentar en nuestras vidas. Un calendario viejo solo sirve para anclar la energía por medio del enfoque al pasado... ¿para qué? ¡ya pasó!


Hay que deshacerse de un calendario viejo, ya que el enfoque a la energía del pasado es un fuerte obstáculo para fluir en la energía del presente, cuya vibración determina la experiencia de nuestro futuro.


5. Escobas o trapeadores desgastados


Cuando estas herramientas para la limpieza comienzan a desgastarse, ya no pueden cumplir con su función de forma totalmente satisfactoria. Esto emite y crece vibracionalmente un sentido de resistencia, desgaste e ineficiencia. Al no limpiar bien, también fallamos en el esfuerzo por movilizar y renovar la energía a nuestro alrededor. Cuando las escobas, trapeadores u otras herramientas de limpieza ya estén desgastadas o viejas, es mejor tirarlas y conseguir nuevas. La energía en tu entorno (así como la tuya por consecuencia) se verán beneficiadas de trabajar con elementos de calidad y funcionales, siempre.


6. Tazas o vasijas rotas


Todo objeto roto es un objeto cuya función ya no es del todo efectiva. A menos que se pueda reparar, este solo servirá para potencializar energía de conformismo, no merecer y anclarse en estancamiento y limitaciones. Ta sencillo como que si algo no se puede reparar de forma satisfactoria... ¡a la basura! Nada nuevo puede llegar a manos llenas.


7. Polvo o suciedad en los rincones


El polvo y la suciedad representa aquello que ya no sirve, materia muerta y sin función. El tenerla estacionada en el espacio donde resides también permite que la energía en general se estanque ahí, así como incrementa la frecuencia de una vibración de estancamiento ― de igual forma es algo antihigiénico y devalúa las condiciones de vida para cualquier persona. ¡A limpiar! El aseo es el ritual más natural y orgánico para movilizar y activar la energía en general.


¡Tú eres el poder!

Nada nos va a vencer.